Mostrando entradas con la etiqueta mayoria. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta mayoria. Mostrar todas las entradas

jueves, 9 de junio de 2016

ES LEGITIMO IR A VOTAR SI NO CREES EN ESTA DEMOCRACIA

Si no votas, probablemente es para expresar tu descontento con la situación de la política española. Probablemente digas “estoy en contra de un sistema que me toma el pelo, así que no participo en el sistema“. Mientras nos vendieron que España iba bien, que teníamos un gran futuro, con un sólido bienestar y en el que el mundo se iba a poner a nuestros pies, era más facil votar y tambien era más facil abstenerse. Todo era más facil.
En España está comprobado que altas tasas de abstención suelen beneficiar a la derecha (PP) y perjudicar a los partidos de izquierdas. El caso es que, en España, siempre ha habido una gran abstención y nunca significó que se estuviera en contra del sistema. En el referéndum para la Constitución Europea casi el 60% de los españoles se quedó en casa. Fue la participación más baja de toda la historia de la democracia. ¿Sirvió para demostrar algo? No. La Constitución se aprobó pese a ello. En 2010 igual que en 2006, la fuerza más votada en las elecciones catalanas fue la abstención, con un 40% y 43% de abstenciones respectivamente.

En España el no-voto se toma como un voto a la mayoría. Un “me da igual lo que salga, ya veremos luego cómo me las apaño.”. Si realmente te da igual lo que salga, perfecto. Si te da igual que se vulneren sistemáticamente los Derechos Humanos, o un Gobierno determinado no cumpla sus promesas electorales, que baje el paro pero suba la precariedad, que las hipotecas siempre beneficien a la banca… En fin, eres libre de no votar. Pero si estás como yo hartito o hartita de este tinglado que se han montado los neocaciques, no nos queda más remedio que ir a votar, y no solo para que se nos oiga.

Los no-votos en el sistema electoral español no cuentan nunca. Ni para mal, ni para bien. No cuentan. Y lo que no se cuenta, ni se mejora ni se gestiona.

Por eso, llegados a este punto nos puede venir a la cabeza una reflexión interesante, ¿es legítimo ir a votar aunque no creeas en este sistema? ¿es legítimo que el pueblo, o parte de él, “tome” el domingo #26J la calle para intentar cambiar unas políticas determinadas?

Ante esa reflexión solo podemos responder diciendo que cuando vivimos bajo un sistema que mantiene a cuatro millones de parados, cuando hay cerca de 100 desahucios diarios, cuando hay casí tres millones de personas en todo el Estado español que viven en la indigencia, y trece millones en el umbral de la pobreza, es en ese preciso momento cuando más legitimo, justo, razonable –y necesario- es “tomar” la calle y salir a votar para cambiarlo. 
Nos han infravalorado. Querían olvidarse de nosotros. Que nos estancáramos en el sofá, delante del ordenador o de la TV.... Somos un gran, gran, gran pueblo que no está dispuesto a quedarse parado viendo como a pasos agigantados destrozan un futuro que es nuestro.

Nadie con sentido común puede estar de acuerdo con la gestión política, ni con la gestión sindical, ni con un sector empresarial que sólo contempla su propio beneficio sin ética alguna. Esta situación insostenible nos ha llevado, por fin, a asumir nuestra responsabilidad con nuestro futuro y el de nuestros vecinos, amigos y familiares.

Incluso aunque partamos de la base de que realmente no vivimos en un sistema político democrático puesto que no existe una soberanía popular real, protestar se convierte en un deber de dignidad del pueblo trabajador de todos los rincones del Estado español. Protestemos con el voto!!

En el momento que un Estado vulnera sistemáticamente los Derechos Humanos, o un Gobierno determinado no cumple sus promesas electorales ya vemos como hay suficiente motivo e impulso para que el pueblo, o parte de él, vote a quien demande las mejoras que consideras oportunas. La democracia sin pan, techo y trabajo es una farsa, una mentira, un teatro y un fraude que no es democracia real ni es nada. Es en este punto cuando afirmamos que cuando la ley es injusta, el pueblo está legitimado para cambiarla. Si consideras que cambiar esta situación es justo y razonable, es legítimo que el #26J salgas a votar para cambiarla.

#26J_UnidosPodemos