Mostrando entradas con la etiqueta democracia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta democracia. Mostrar todas las entradas

jueves, 9 de junio de 2016

ES LEGITIMO IR A VOTAR SI NO CREES EN ESTA DEMOCRACIA

Si no votas, probablemente es para expresar tu descontento con la situación de la política española. Probablemente digas “estoy en contra de un sistema que me toma el pelo, así que no participo en el sistema“. Mientras nos vendieron que España iba bien, que teníamos un gran futuro, con un sólido bienestar y en el que el mundo se iba a poner a nuestros pies, era más facil votar y tambien era más facil abstenerse. Todo era más facil.
En España está comprobado que altas tasas de abstención suelen beneficiar a la derecha (PP) y perjudicar a los partidos de izquierdas. El caso es que, en España, siempre ha habido una gran abstención y nunca significó que se estuviera en contra del sistema. En el referéndum para la Constitución Europea casi el 60% de los españoles se quedó en casa. Fue la participación más baja de toda la historia de la democracia. ¿Sirvió para demostrar algo? No. La Constitución se aprobó pese a ello. En 2010 igual que en 2006, la fuerza más votada en las elecciones catalanas fue la abstención, con un 40% y 43% de abstenciones respectivamente.

En España el no-voto se toma como un voto a la mayoría. Un “me da igual lo que salga, ya veremos luego cómo me las apaño.”. Si realmente te da igual lo que salga, perfecto. Si te da igual que se vulneren sistemáticamente los Derechos Humanos, o un Gobierno determinado no cumpla sus promesas electorales, que baje el paro pero suba la precariedad, que las hipotecas siempre beneficien a la banca… En fin, eres libre de no votar. Pero si estás como yo hartito o hartita de este tinglado que se han montado los neocaciques, no nos queda más remedio que ir a votar, y no solo para que se nos oiga.

Los no-votos en el sistema electoral español no cuentan nunca. Ni para mal, ni para bien. No cuentan. Y lo que no se cuenta, ni se mejora ni se gestiona.

Por eso, llegados a este punto nos puede venir a la cabeza una reflexión interesante, ¿es legítimo ir a votar aunque no creeas en este sistema? ¿es legítimo que el pueblo, o parte de él, “tome” el domingo #26J la calle para intentar cambiar unas políticas determinadas?

Ante esa reflexión solo podemos responder diciendo que cuando vivimos bajo un sistema que mantiene a cuatro millones de parados, cuando hay cerca de 100 desahucios diarios, cuando hay casí tres millones de personas en todo el Estado español que viven en la indigencia, y trece millones en el umbral de la pobreza, es en ese preciso momento cuando más legitimo, justo, razonable –y necesario- es “tomar” la calle y salir a votar para cambiarlo. 
Nos han infravalorado. Querían olvidarse de nosotros. Que nos estancáramos en el sofá, delante del ordenador o de la TV.... Somos un gran, gran, gran pueblo que no está dispuesto a quedarse parado viendo como a pasos agigantados destrozan un futuro que es nuestro.

Nadie con sentido común puede estar de acuerdo con la gestión política, ni con la gestión sindical, ni con un sector empresarial que sólo contempla su propio beneficio sin ética alguna. Esta situación insostenible nos ha llevado, por fin, a asumir nuestra responsabilidad con nuestro futuro y el de nuestros vecinos, amigos y familiares.

Incluso aunque partamos de la base de que realmente no vivimos en un sistema político democrático puesto que no existe una soberanía popular real, protestar se convierte en un deber de dignidad del pueblo trabajador de todos los rincones del Estado español. Protestemos con el voto!!

En el momento que un Estado vulnera sistemáticamente los Derechos Humanos, o un Gobierno determinado no cumple sus promesas electorales ya vemos como hay suficiente motivo e impulso para que el pueblo, o parte de él, vote a quien demande las mejoras que consideras oportunas. La democracia sin pan, techo y trabajo es una farsa, una mentira, un teatro y un fraude que no es democracia real ni es nada. Es en este punto cuando afirmamos que cuando la ley es injusta, el pueblo está legitimado para cambiarla. Si consideras que cambiar esta situación es justo y razonable, es legítimo que el #26J salgas a votar para cambiarla.

#26J_UnidosPodemos

viernes, 10 de octubre de 2014

Podemos caminar hacia la libertad.


Las tarjetas negras son la gota que colma el vaso. Los 86 nombres de las tarjetas así como los 20 años de operaciones “black” aparecen ligados a las principales instituciones, organismos, partidos y sindicatos de la política madrileña.
¿Vamos a seguir viviendo en un sistema de gobierno en el que el poder lo ostentan quienes poseen las fuentes de riqueza y que utilizan la democracia, el sufragio universal y el parlamentarismo, única y exclusivamente para su propio beneficio?
¿Buscamos la transformación de la sociedad a través de métodos no revolucionarios? ó ¿estas dispuesto a seguir con esto?
Con disfraz de democracia el PPSOE ha ido destruyendo el poder real por la fuerza bruta , hasta reducir a la nada a nuestra amada democracia. Hace ya mucho tiempo que el dinero es el que habla, el que imprime, el que radia, el que reina, y tanto los reyes mismos como los barones socialistas tienen que acatar sus decretos y aún, por una extraña paradoja, que suministrar los fondos para sus empresas y garantizar sus utilidades. La democracia no se compra, a la democracia se la embauca.
Pero, ¿quién hace el dinero que utilizamos?
Si estás pensando que la Casa de la Moneda te equivocas. ¡Completamente falso! Sólo el 5% del dinero es creado en la fábrica  -billetes y monedas; el 95% restante es creado por bancos comerciales, y este porcentaje va en aumento… las tarjetas electrónicas están tomando el relevo del dinero en efectivo. Si fabricaras billetes falsos irías a la cárcel, pero los bancos tienen circulando dinero ficticio -falso-, por valor de muchos miles de millones de euros. Herman Daly, economista inglés, afirma que las transacciones de dinero superan actualmente las operaciones de las cosas reales por 20 a 1. “…El presente de la llamada crisis de liquidez, en el mercado, se debe a la circulación de muchos activos financieros ficticios en relación con los activos del mundo real…”
¿Cómo pudimos plegarnos en España a este sistema? ¿Fuimos engañados? Teníamos el conocimiento y sin embargo permitimos que empezaran poco a poco a coartar las libertades de cada uno y al mismo tiempo en la calle que en el sitio más horrible, nuestras mentes. 
¿Es que nadie lo vio venir? Preferimos una mentira bonita que una verdad fea. Si ha eso le añadimos la comodidad de no tener que hacer nada, ni votar, ha sido y sigue siendo el origen de esta Plutocracia, cutre casi sin recursos, en la que estamos navegando. Y si esto es lo que hicimos, NADA, ahora seguimos sin hacer nada. ¡¡Y NO PASA NADA!!, ¡¡la vida es así!! Como me jode que se piense así. 
La vida ERA así. Podemos ser hombres y mujeres de acción. No esperar a que las cosas sucedan, hacer que las cosas sucedan. Nos llevan poniendo palos en las ruedas hace tantos siglos que aunque nos los sigan poniendo sabemos como romperlas Sin embargo, ¡cuán mediocres hemos sido!
Y si aquí sigue sin pasar absolutamente nada seguiremos siendo unos mediocres, esclavos del sistema. La religión, para muchos era agua pasada. Buscaron drogas sustitutivas: el fútbol, las películas de Hollywood, los bares y restaurantes, los pub´s y discotecas, la prensa amarilla, los reality-show, los programas de cotilleo en la TV….y ¡mucho opio!. Todo el opio posible para que no viéramos la realidad. El pueblo, es decir el 99% de trabajadores, estaba drogado, narcotizado, sedado. Se nos ha inyectado tantísima mierda que ya nos daba igual quién gobernara o quién dejara de gobernar por que ”todos son iguales”. Y hemos tragado tanto que hubiera sido mejor estar hasta el culo de heroína o de morfina, seguro que no estaríamos tan dormidos. Y cuando se acabó la “droga para todos” la sociedad estaba tan “puesta” que era capaz de dejarse convencer por algo tan espantoso como es el argumento de “es que hemos gastado por encima de nuestras posibilidades”. Y tú, infeliz, ¿desde cuándo tú has gastado por encima de tus posibilidades? ¿Cuando has tenido tú mucho dinero? Si cuando tenemos un poco ya lo gastamos, si, pero es porque podemos, porque si no lo tienes es imposible gastarlo.
Personalmente estoy harto de que los españoles digan ”es que hemos gastado por encima de nuestras posibilidades”. Pues yo no y seguro que el que lea esto tampoco. 
Menos mal que en la sociedad de la información y el conocimiento tenemos una ventaja. Desde hace unos años a esta parte todo se sabe. Y se sabe quien se lo ha gastado, quien ha expoliado nuestro patrimonio: Los gobernantes si. El rey si. Los Bancos si. Los de las Tarjetas Negras si. El 1% si.
La mayoría de los españoles se lo estaba tragando, se creían a “pie juntillas” esta burda mentira. Ya lo dijo Goebbels, el gran maestro de la manipulación de masas: “Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”.
¿Pero sabéis que es lo que pasa? Que lo peor está ocurriendo con determinadas personas, con demasiadas personas. Y es algo espantoso: está naciendo lo que se ha dado en llamar "la moral del esclavo". José María Pemán escribió una vez: ”La criada se siente muy reconocida y muy contenta cuando ve a su señora lucir las joyas, por que al verla se cree que es ella la que está llevando las joyas”. Y esto es lo que les pasa a los españoles, o al menos a aquellos que no han abierto aún los ojos. Cuando alguien está defendiendo a quién le explota, a los ”mercados”, a la policía o a la clase política corrupta, ha llegado al nivel más bajo al que puede llegar un ser humano: besar las botas que le pisan, bendecir a la porra que le golpea.




Es trágico, triste, sombrío y patético. Es repugnante que la moral del esclavo sea el pan nuestro de cada día de este país. Del nuestro y de todos los demás, en realidad. Pero vamos a ver ¿cómo es posible que alguien que no posea capital defienda un sistema en el que los únicos que mandan son los que poseen capital? ¿Cómo es posible que un trabajador defienda un sistema en el que se explotan a los trabajadores? Y no hablo de la explotación de látigo y porrazo, hablo de la famosa plusvalía que denunciaba Marx. ¿Es por las migajas? ¿esas migajas que con un poco de suerte jamás recibirán? Lo dicho, repulsivo y asqueroso.
El que ha leído hasta aquí seguro que se preguntará, ¿Y cuál es la solución?
Concienciarse, movilizarse y votar. Eso o una revolución violenta, de tanques y fusiles, de bombas y misiles. Y no es que reniegue de la revolución del proletariado, de los trabajadores, pero todos y todas sabemos qué las armas las tienen ellos y que la relación de fuerzas está muy descompensada. Creo que fue Rubalcaba el que dijo ”Aquel que se enfrente al Estado está destinado a perder”, ytiene razón. . 
Sin embargo, aquellos cuyas filas estén unidas en un propósito, saldrán victoriosos… Conseguir cien victorias en cien batallas no es la medida de la habilidad: someter al enemigo sin luchar es la suprema excelencia.
Hagamos pedagogía para concienciar a los alienados. Quizás nos miren como a bichos raros, quizás nos miren atónitos y se pregunten que qué es esa tontería del anti-capitalismo. En general, algunos anticapitalistas pueden estar a favor de algún tipo de  colectivismo  o  comunitarismo  económico o social, pero no todos y no necesariamente ya que existen anticapitalistas que defienden diferentes niveles de propiedad privada. 
En saber hibridar las distintas ideologías, puntos de vista y tendencias más notables del contracapitalismo está la solución. Juntemos pensadores socialistas, comunistas y anarquistas con economistas sociales próximos al mundo empresarial y financiero y veamos que sale. Hay ejemplos, en términos generales, de anarquistas clásicos y modernos que no han tenido una única propuesta económica a lo largo de su desarrollo conceptual, y en la actualidad pueden encontrarse abiertos defensores de la propiedad privada y el capitalismo en el moderno anarcocapitalismo -el cual sostiene que la riqueza privada sólo es ilegítima cuando es producto del robo, el fraude o el poder político.
Lo cierto es que debemos convencernos/les de que un mundo mejor y más justo es todavía posible y de que las distintas bondades que nos han vendido del capitalismo no existen. Debemos plantar en sus mentes la idea de que hay que romper con la esclavitud, de quehay que caminar hacia la libertad. Y si hay que citar a uno o a otro autor, sea Marx o Kropotkin o a los nuevos políticos españoles Alberto Garzón o Pablo Iglesias, pues se le cita, que ellos hablan mejor que nosotros. Hay que concienciar con argumentos, basándose en datos precisos. No es lo mismo decir que el rey Juan Carlos hizo una gran fortuna durante sus años de reinado que decir que acumuló en 30 años un patrimonio de 1.790.000.000 € (mil setecientos noventa millones de euros)
Movilicémonos, en la calle, en Internet, en nuestras plazas o en nuestras propias casas, con libro y método en mano. Se acabó con este juego parlamentario en el que el sufragio universal se maneja fácilmente con la propaganda de los actuales partidos. Frente al Estado y la Ley hay mejores soluciones. Preconicemos el asociacionismo de pequeñas y medianas empresas y productores autónomos reunidos políticamente en federaciones socialmente articuladas en torno al mutualismo y el cooperativismo.
 Pero ¿cuál es el panorama que nos seguimos encontrando?
Muchos reniegan de acudir a las asambleas o a manifestaciones,  ”porque  no sirven para nada”. ¡Pues claro que sirve! Hay que hacer ruido, para que los alienados nos oigan y sepan que hay muchos españoles que ya no tragamos más. No se trata de colores, ni de siglas de partidos, sino de utilizar la cabeza porque si no, nos van a tomar fácilmente por imbéciles y creo firmemente que lo que es de imbéciles es seguir votando a los principales partidos que representan a las instituciones, organismos y sindicatos con poder y que se han descubierto claramente como la corrupción institucionalizada. 
Dejemos de hacer el ridículo y esta vez votemos, pero con cabeza. No hablo de un partido político porque, salvo por imperativo legal, no lo es. Lo llamo el movimiento ciudadano PODEMOS.  
Empoderémonos o apoderémonos de nuestras comunidades para impulsar cambios positivos de las situaciones en que vivimos. Aumentemos nuestra fortaleza espiritual, política, social y económica lo que implicará nuestro propio desarrollo para adquirir la confianza en nuestras propias capacidades. Y los que vayan a cometer la estupidez de votar a los mismos en las próximas elecciones que se lo piensen dos veces y que corrijan su error. 
AHORA, AÚN ESTAMOS A TIEMPO.
Si no……

Podemos romper con la esclavitud para caminar hacia la libertad o seguir "la moral del esclavo".
¡TU DECIDES!

lunes, 6 de octubre de 2014

Podemos a tan solo 1,6 puntos del PP en intención de voto.

Mientras el apoyo ciudadano a la formación liderada por Pablo
Iglesias aumenta la intención de voto, el Partido Popular se hunde.
Según la encuesta de Metroscopia, empresa referente en España en sondeos políticos y estimaciones electorales, Podemos alcanzaría un porcentaje del 14,3% de intención directa de voto mientras que el PP cae hasta un 15,9%. Desde el 30,37 por ciento que mostraba en intención de voto en 2011 al 15,9 por ciento actual…..y sigue bajando.

Y pronto va a saltar la chispa que encienda la mecha. Y la mecha es la dimensión que está alcanzando la deuda pública en España es asombrosa. Mientras en Francia hay una gran conmoción porque su deuda ha subido en dos años un 10%, el gobierno de Rajoy ha aumentado en 32 puntos la nuestra y aquí parece que no pasa nada. Hasta que pasa. 
El apoyo ciudadano al gobernante Partido Popular ha caído a los niveles más bajos de la legislatura, según el sondeo de Metroscopia sobre intención de voto publicado el domingo en El País. Según los datos de la encuesta, el PP cae y cualquiera se pregunta ¿dónde van esos votos? En las Municipales y lo empezaremos a ver.

Los Promotores de Podemos lo han comunicado por activa y por pasiva.

Por pasiva, porque no se han presentado como marca y por activa, porque la ASAMBLEA CIUDADANA lo va a dejar bien claro y por escrito: Apoyar el emponderamiento ciudadano con sus miembros más activos y con otras formas de participación, como son sus portavoces, su presencia mediática o su capacidad comunicativa y de batalla electoral.

Proponen algunos criterios para decidirlo: 

- Todas las posiciones en las listas electorales deben estar abiertas a ser decididas por la ciudadanía. Lo contrario nos devuelve a la lógica vieja de pactos entre partidos, que a menudo promueve a candidatos menos capaces de suscitar la confianza popular. Esto no es transparencia ni es voluntad de ganar. 

- Las candidaturas de unidad popular son para transformar la situación, no para hacerle matices. Los contextos locales son variados y complejos y no siempre operan las mismas lógicas que a nivel estatal o autonómico pero es fundamental entender que los eventuales pactos contra natura en política municipal no pueden comprometer la estrategia general de cambio en el país. 

- Las candidaturas de unidad popular y ciudadana generan una identidad nueva, abierta a todos. No son “pasado en ropa nueva”, sino pasos adelante de una voluntad popular en formación que quiere recuperar las instituciones de las manos de la mafia y ponerlas al servicio de la mayoría social. No pueden ser por tanto sumas de siglas. 

- Las candidaturas de unidad popular y ciudadana saben que hay ya una mayoría de nuestro pueblo que quiere el cambio y la ruptura con la casta y su régimen. Esta mayoría a lo mejor no comparte aún sím bolos y etiquetas, pero es la energía y posibilidad misma del cambio. Sólo discursos transversales y que aspiren a patear el tablero y reordenar las lealtades son útiles para el objetivo histórico que tene mos ante nosotros. Las candidaturas de unidad popular y ciudadana no buscan ubicarse en la izquierda del tablero sino ocupar la centralidad. Tampoco son candidaturas de activistas y movimientos haciendo política-estética para sí mismos. Son candidaturas de mayorías y hablan ese lenguaje, laico y de ofensiva. Asumen el terreno de lucha político-electoral y sus parámetros, y quieren vencer para hacer del hartaz go ilusión y del descontento poder de la gente. 

Así pues, la propuesta más coherente, en mi opinión, es preservar la marca “Podemos” de las municipales pero poniendo la capacidad política de PODEMOS en juego, apoyando e implicándose en las iniciativas municipalistas –se llamen “Ganemos” o de otra forma- que cumplan con los requisitos de la nueva política y las posibilidades de victoria y cambio, con todo su potencial en el territorio y a escala nacional.

Las elecciones municipales deben servir para visibilizar, especialmente en las grandes ciudades, las posibilidades de desborde y de una nueva mayoría, así como para afianzar comunicación y alianzas con muchos sectores de la ciudadanía movilizada, con diversos nombres, para recuperar las instituciones. Son el primer paso en la estrate­gia destituyente-constituyente y de ruptura democrática.

Por tanto, la ciudadanía tiene que tener claro que PODEMOS va a apoyar a las diferentes candidaturas que -a los promotores- les parezca que se entroncan con la ola política de ilusión que se generó el 25 de mayo de 2014 y que va a llevar a los ciudadanos al poder en nuestro país.

Podemos superar las encuestas de Metroscopia y hasta los de los rigurosos estudios que los técnicos del CIS que vienen realizando estos últimos meses sobre el cambio de voto de los menores de 35 años. Ninguno, ni tan siquiera los más optimistas como yo, vamos a poder anticiparse al éxito de Podemos en las próximas elecciones.

Así que mucho ánimo que junt@s ¡claro que Podemos!